Es posible que quieras instalar una chimenea en tu hogar pero te surjan dudas sobre cómo hacerlo, qué tipo de chimenea encaja mejor en tus necesidades, cómo se realiza la instalación y los cambios que ello supondría en nuestras casas. Vamos a ir respondiendo a algunas de estas posibles dudas.

¿Cuánta leña necesito para mi estufa o chimenea?

La cantidad de leña necesaria para una estufa o chimenea va en función del uso que se le da, de modo que se debe tener en cuenta el tamaño de la estancia y de la chimenea, las horas que se mantiene encendida al día, la temperatura del lugar en que nos encontremos… Por ello, si la cantidad que se consume al año es muy elevada, se debe adquirir con mucha anterioridad para que el precio sea más reducido y tratar que la leña se encuentre en unas condiciones óptimas de secado.

¿Cada cuánto hay que limpiar la chimenea?

Es recomendable que, tras cada uso de la chimenea y en el momento se haya apagado el fuego, se retiren las cenizas y restos que hayan quedado en el interior de la chimenea o estufa. Además, eventualmente podemos utilizar antihollín, se trata de unos sobres que se dejan caer sobre las llamas y que van despejando el hollín que se acumula. De este modo, no solo ayudamos a la higiene de nuestra chimenea y nuestro hogar, sino que mejoramos la seguridad que aporta la misma, ya que evita que se acumule el exceso de suciedad y hollín que puede repercutir en la mala ventilación de la chimenea.         

¿Cada cuánto hay que realizar el deshollinado de la chimenea?                     

Si la chimenea se utiliza diariamente es conveniente que acuda un deshollinador una vez al año para dejar la chimenea en perfecto estado. Si la chimenea se encuentra en una segunda residencia o el encendido no se realiza diariamente durante la temporada de frío, se puede realizar el deshollinado una vez cada dos años. Aunque es conveniente que el mantenimiento y la limpieza tras cada uso se realice correctamente.              

¿Cómo se forma el hollín?

También conocido con el nombre de creosota, el hollín se forma por la combustión de la leña a una temperatura baja, se trata de los residuos que desprende este vapor y que se puede acumular en las paredes de la chimenea reduciendo el calor que proporciona la chimenea y poniendo en peligro el hogar.

¿Se puede instalar una chimenea en un piso?

Las chimeneas necesitan disponer de una salida hacia el exterior que les permita la salida de humos, algo que en una vivienda unifamiliar es sencillo pero que en una comunidad de vecinos o una finca se convierte en algo más difícil. Por lo tanto, si el piso en el que se quiere instalar la chimenea se encuentra en el piso superior de la finca y sobre él solo queda la terraza, se podría realizar la instalación. También está la posibilidad de realizar la salida de humos a través del patio de luces. En ambos casos se debe de poner de acuerdo con la comunidad de vecinos.

¿Cómo instalar una chimenea de fuego cerrado en una de fuego abierto?

La mayor parte de las chimeneas instaladas hace años son de fuego abierto, lo que significa que no disponen de puertas y el fuego se encuentra al alcance de la mano. En la actualidad, estas chimeneas han evolucionado y prácticamente todas las nuevas instalaciones de chimeneas son de fuego cerrado, por lo que, para ganar en seguridad y en rendimiento, se están cerrando las chimeneas tradicionales introduciendo en su interior una chimenea cassette.

Si necesitáis ayuda extra, en Carbel estaremos encantados de atenderos.

 

facebook-carbel-chimeneas