El fuego, protagonista de metáforas y poemas, de magia, benefactor y destructor. Pero sin ninguna duda indispensable para la vida. En Carbel sabemos que su manejo y control marcó la diferencia entre la vida y la muerte.
(más…)