¿Has oído hablar alguna vez de las chimeneas insertables, cassettes o inserts para chimeneas? Entonces seguro que te has planteado la posibilidad de instalar uno en tu propia chimenea para disfrutar así de todas sus ventajas: mayor eficiencia, ahorro de combustible, una sensación de confort más rápida… Pero ¿y si mi chimenea es de obra?, te estarás preguntando. ¿Puedo instalar un insert en una chimenea de obra? A continuación, respondemos a esta pregunta así que ¡atento!

¿Qué es un insert?

Un insert, también llamado insertable, es una cámara de combustión que dispone de turbinas o ventiladores en la parte baja. Esta cámara se instala en las chimeneas con el objetivo de mejorar la eficiencia y funcionamiento. Se mejorará notablemente la combustión y si se elige un modelo con turbinas, estas empujan el aire ya caliente hacia arriba y lo distribuyen por la estancia, con lo cual la sensación de calidez se consigue de forma más rápida.

Cabe destacar que los ventiladores suelen contar con varias posiciones para que la velocidad de circulación del aire aumente o disminuya; permitiendo regular el caudal de aire.

¿Es posible instalar un insert en una chimenea si esta es de obra?

Como ves instalar un insert es una buena idea, pero si lo quieres hacer en una chimenea de obra seguramente no tengas claro si se puede o no se puede hacer. ¡La respuesta es afirmativa! Sí que es posible instalar un insert en una chimenea de obra, y de hecho están pensados para ello. Eso sí, ¡no lo hagas tú solo! Asegúrate de contar con profesionales que se encarguen de la instalación para obtener el mejor resultado.

Algunos de los puntos que debes tener en cuenta si deseas instalar un cassette Insertable en  tu chimenea de obra son:

  • Tus necesidades calóricas, es decir que potencia necesitas para la calentar la estancia.
  • Las dimensiones del hueco existente en la chimenea
  • Acude a un distribuidor autorizado, que te orientará y garantizará una instalación adecuada.

Así que ya sabes: si te estás planteando incorporar un insert a tu chimenea de obra, ¡da el paso! Verás cómo la eficiencia de tu aparato se multiplica sin sacrificar su estética ni su encanto. ¡No querrás despegarte de tu chimenea en todo el invierno!