Cocinar utilizando el horno de nuestra estufa es una forma perfecta de calentar la casa al tiempo que   preparamos nuestras recetas favoritas con fuego a leña. Algunos de las recetas más populares para nuestra estufa con horno son las las brochetas, el pan o la pizza; en cambio ¡los postres se nos suelen pasar por alto! Bizcochos, galletas, tartas… hacer postres en tu estufa de horno es posible, y los resultados, deliciosos.

Es posible que te sorprenda que se puedan hacer postres en tu estufa con horno pero, si te paras a pensar un momento, las especificaciones de estas estufas hacen que cocinar en ellas sea muy sencillo, económico y delicioso.

  • Por regla general, suelen contar con un horno muy espacioso por lo que podrás realizar varios postres a la vez o mucha cantidad de uno.
  • El revestimiento del horno es de acero inoxidable para mayor seguridad y limpieza.
  • Además, cuentan con regulador de aire primario y secundario, por lo que podrás ir regulando el aire que necesites para conseguir una combustión y temperatura perfecta.
  • Este tipo de estufas vienen con termómetro, algo muy importante para controlar la temperatura del horno y conseguir que tus postres se hagan de manera correcta.
  • Por último, se pueden limpiar fácilmente. Sabemos que hacer postres puede ser muy satisfactorio pero puede ensuciar bastante la zona de trabajo. Si tu miedo es este, no te preocupes, el horno se puede desmontar fácilmente para una correcta limpieza.

Postres en una estufa con horno: una buena idea

Algunos de los postres más populares y ricos se pueden preparar utilizando el horno de tu estufa de forma muy fácil. ¿Necesitas alguna recomendación? Aquí te dejamos un par de ideas muy sencillas:

  • Fruta al horno: manzana, pera, boniato, calabaza… la fruta al horno es un postre excelente y muy sano. Basta con poner el fuego bajo y dejarla unos minutos para que se haga blanda y sabrosa.
  • Torrijas: para prepararlas hay que mezclar en un bol leche caliente, canela, azúcar y zumo de limón. Cuando la mezcla está fría, se remojan rebanadas de pan duro en ella hasta que se hagan blandas y se pasan por huevo. Después solo hay que meterlas en el horno a fuego medio cinco minutos por cada lado y espolvorear encima canela y azúcar.
  • Flan de huevo: bate cuatro huevos, añade un vaso de azúcar y medio de harina y mézclalo todo con la batidora. Vierte la mezcla en un molde y hornea al baño maría unos 45 minutos con el fuego a baja intensidad. Después deja enfriar, saca el flan del molde y añade caramelo líquido por encima.
  • Bizcocho de naranja: mezcla en un bol tres huevos, 150 gramos de harina, la ralladura de una naranja, un vaso de zumo de naranja y medio sobre de levadura. Mételo en el horno con el fuego a baja intensidad hasta que haya crecido, y espolvorea el bizcocho con azúcar glass.
  • Hojaldre relleno de chocolate: divide una plancha de hojaldre en cuatro trozos cuadrados. Pon en el medio de cada cuadrado una nuez de chocolate y une las cuatro puntas en el medio, hasta que cada hojaldre tome forma de gota. Píntalos con huevo y ponlos en el horno de tu estufa a fuego bajo quince minutos.

Y tú, ¿qué postre vas a probar primero en tu estufa con horno?

Te lo paso por si te es más cómodo y así lo instalas para poder trackear de nuevo las visitas.