Ya ha llegado el verano, la estación más esperada del año por gran parte de la población. Y no solo por el buen tiempo, sino también por las ansiadas vacaciones. Sin embargo, habrá quien se pregunte qué utilidad puede sacarle a su estufa de leña en esta estación del año…¡estad atentos!

Este tipo de estufas aprovechan el calor que general las llamas albergadas en el hogar para calentar otra cámara superior donde podemos cocinar platos deliciosos. Esto es posible gracias a que las llamas de la cámara de combustión pegan contra la parte inferior del horno.

En función del tipo de cámara podemos distinguir diferentes tipos de estufas de leña con horno.

Estufas con horno con puerta

Sin ninguna duda la mejor opción son las estufas con horno que tienen puerta, es decir, que el horno tiene su puerta independiente a la del hogar. Estos tipos de horno tienen dos cámaras separadas por un material refractario para que la temperatura del horno sea constante. De esta manera, el calor no varía tanto como en el caso del acero cuando las llamas cesan.

En cuanto al funcionamiento, es totalmente idéntico a las estufas normales con horno, no obstante, las estufas con horno que incorporan puerta aportan una seria ventaja, ya que podemos ver con total facilidad lo que estamos cocinando, ya sea abriendo la tapa o a través del cristal.

Estufas de leña con horno con puerta y sistema envolvente

Además, dentro de este tipo de estufas de leña existen los sistemas envolventes que otorgan un calor más homogéneo para la cámara del horno. Esto es posible gracias a que este sistema hace circular el humo por alrededor de la cámara del horno.

Además, este sistema permite que las cámaras del horno sean más profundas, y, por lo consiguiente, que lleven una o hasta dos bandejas.

Las estufas con horno son idóneas para el invierno, pero también son una buena opción a tener en cuenta si buscamos una manera de cocinar diferente y sana en verano. No dudes por consultar cual sería tu estufa con horno perfecta en Carbel.

facebook-carbel-chimeneas