Todos tenemos una chimenea o estufa para cuando llega las épocas de frío poder calentar nuestro hogar. ¿Pero qué es lo que hace que dichos aparatos puedan calentar?

Para que eso suceda hay una reacción química que se produce entre el oxígeno, los combustibles, en este caso leña o gas, y una pequeña aportación de fuego al principio del proceso. Este proceso es conocido como combustión, y para que se mantenga siempre debe haber oxígeno y combustible, si una de las dos cosas falta el proceso finaliza. (más…)