Es cierto que las chimeneas de leña abiertas tienen un uso muy extendido, no obstante, en Carbel sabemos que no son la mejor opción ya que presentan un bajo rendimiento calórico, producen humo y olores y dejan escapar una gran cantidad de calor por el conducto de humo.

La razón principal de este problema es que el tiro de estas chimeneas de leña es muy amplio, por lo que entra demasiado aire frío y los gases de la combustión se evacúan rápidamente, por lo que no da tiempo a que el calor se expanda por la habitación. Por lo que en el mejor de los casos se consigue un rendimiento del 20%.

Este problema se puede evitar con las chimeneas cassette, ya que además de mejorar el rendimiento energético aportan otras ventajas añadidas.

Ventajas de las chimeneas cassette

  1. A diferencia de las chimeneas abiertas, con las chimeneas cassette podemos controlar la combustión y reducir al mínimo el consumo de combustible.
  2. Las emisiones de humo no entran en ningún caso en nuestra vivienda. De este modo, se evitan los malos olores así como los posibles accidentes de intoxicación por monóxido de carbono, ya que el cristal vitrocerámico (resistente a 750º) evita la acumulación de humo y olores en la barrera.
  3. Las chimeneas o cassettes se pueden instalar con aportación de calor por convección natural (sin ventilador) o por convección forzada (con ventilador). Las ventajas del ventilador son que calienta con mayor rapidez y acelera el proceso.
  4. La tecnología de combustión nos permite alargar el aporte calorífico. Maximiza la aportación de calor a la vivienda.
  5. Debemos destacar la ventaja de que utilizando productos como la leña no estamos perjudicando al medio ambiente.

Si aún tenéis dudas, podéis descubrir todos nuestros modelos de chimeneas cassette. Además, seguro que en nuestro catálogo encontráis el marco con el tamaño, el material y el color perfecto.

facebook-carbel-chimeneas