¿Qué podemos hacer con la chimenea durante las épocas de verano? Ya sean estufas de leña o una chimenea de hogar no dejes que pasen desapercibidas, recuerda que son focos de atención y aunque hay meses del año que no se utilizan no quiere decir que se tengan que olvidar.

En Carbel te ofrecemos unas cuantas ideas para decorar tu chimenea durante las épocas que no se utiliza. Disfruta de esta gran compañera que nos ha acompañado durante el invierno, calentando nuestra casa, también durante el verano, convirtiéndolo en un punto creativo decorado como más te guste.

¿Qué hago con mi chimenea en verano?

Una de las primeras cosas que hacer cuando dejamos de utilizar la chimenea es limpiarla para dejarla lista para el invierno, pero porque quedarnos solo ahí y dejar que pase desapercibida durante los meses de calor. Deja que tu imaginación fluya y decora la chimenea para que sea un punto decorativo durante el verano.

Utiliza los troncos como algo más.

Una de las formas más clásicas para decorar tu chimenea es utilizar los troncos de madera. Puedes colocarlos de diferentes formas para dar una imagen diferente, o solo colocar unos pocos y dejarlos como si los fueras a encender en cualquier momento.

Pero si estas cansado de los troncos de madera y te quieres librar de ellos unos meses al año, puedes optar por los troncos de cristal. Una forma de decorar la chimenea de manera clásica pero moderna a la vez.

Crea una pequeña biblioteca.

¿Te gusta leer? Coloca los libros en la chimenea y conviértela en una pequeña biblioteca. Si eres un amante de los libros y no sabes dónde colocarlos esta es tu solución. Coloca los libros que quieras de forma ordenada ocupando todo el espacio, o amontónalos en torres de forma desordenada, dándole así un toque desenfadado al diseño.

¿Echas de menos el fuego?

Si lo que más te gusta de tu chimenea es el fuego, que da a tu habitación un toque más íntimo y romántico, intenta imitar ese toque con velas.

Coloca velas de diferentes tamaños y formas, y consigue el toque hogareño que buscas. Puedes colocarlas directamente sobre el suelo de la chimenea, o usar soportes para velas o candelabros y dar diferentes alturas a las velas.

Te recomendamos que uses velas blancas para dar más luminosidad, pero si eres de esas personas que le encantan los colores, no dudes en hacer un bonito conjunto que llame la atención de todo el mundo.

Muestra tus obras de arte.

El interior de la chimenea también se puede convertir en un bonito expositor, ya sea colocando fotos nuestras y de nuestra familia, cuadros o incluso esculturas que den a ese rincón de la casa un toque personal y artístico.

El exterior en el interior.

Ya que estamos en épocas de calor démosle a nuestra casa ese aire veraniego. Coloca unas plantas en la chimenea y dale vida. Gracias a ese color tan vivo que tienen las plantas nuestra chimenea no pasará desapercibida, y tendrá un aire fresco y natural durante esos meses que esté sin utilizar.

Estas son algunas ideas que te ayudarán a que tu chimenea sea un elemento central decorativo también durante el verano. Hay muchas opciones para disfrutar de ella, ahora es tu turno para sacar al artista que tienes dentro y decorarla de forma original y única.